Archivos mensuales: septiembre 2015

carquiñoles

¿Conoces los carquiñoles?

Los carquiñoles son un tipo de pastas secas dulces típicas del Maestrazgo y de Cataluña, donde también se las conoce como carquinyoles o carquinyols. Se elaboran siguiendo la técnica del biscotte, cociéndose dos veces para que adquieran una textura muy crujiente ( bis-cotto, cocer dos veces).

Los ingredientes básicos de los carquiñoles son la harina, el azúcar y el huevo, junto con un fruto seco. Son típicos los carquiñoles de almendra, muy utilizada en los postres aragoneses, pero podemos encontrar carquiñoles de pistacho, avellanas, pipas… etc. Opcionalmente, también se le puede añadir piel de limón y canela.

Para elaborarlos se prepara la masa y se le da forma cilíndrica. Se hornean las barras y después se cortan las rodajas de pasta que se convertirán en carquiñoles una vez las horneemos de nuevo. Una vez que enfríen totalmente, adquirirán su característica textura crujiente, propia de un biscotte.

Los carquiñoles son muy similares a otros biscottes italianos, los cantuccini. También se cortan rodajas de la masa, solo que resultan más alargadas y menos anchas. Se elaboran con almendra, como los carquiñoles típicos.

Los rosegones valencianos son otra pasta muy similar, solo que además de la harina, el huevo, el azúcar y la almendra, añaden ralladura de limón. Las rodajas de los rosegones resultan alargadas, muy planas y en forma de rombo.

Makarpy elabora sus carquiñoles a la manera tradicional, con almendra de la zona, y sin conservantes ni colorantes artificiales. Son un producto 100% natural, ideal para acompañar a los cafés o una copita de algún licor dulce, como el moscatel.

Si aún no los has probado, te recomendamos que lo hagas y verás cómo te conquista esta crujiente y dulce pasta de almendra. Recuerda que puedes adquirir todas nuestra pastas artesanas en la tienda online de Makarpy.

¿Te gustan los biscottes? Entonces te apasionarán los carquiñoles de Makarpy.

 

almendras

Las almendras de Aragón

En Aragón, al árbol de las almendras o almendro, también se le conoce como “almendrera”. Este cultivo, cuya floración tardía es una baza en nuestra Comunidad (debido a los fríos inviernos y las traicioneras heladas de finales de Enero y Febrero), ha tenido mucha importancia a lo largo de los años, y cada vez adquiere más relevancia; si inicialmente las almendras eran un cultivo complementario, actualmente se cultivan como explotación principal y se exportan a numerosos países de la Comunidad Europea sobre todo, resultando Aragón uno de los mayores productores de almendras.

La importante presencia de las almendras ha quedado plasmada en la cocina tradicional, donde se pueden encontrar numerosas recetas que cuentan con almendras como guarniciones o salsas, ya sean tostadas o crudas. Pero es en la repostería tradicional donde más se advierte dicha influencia: las pastas y dulces tradicionales se elaboran en su mayoría contando con las almendras como ingrediente principal, y si bien la variedad más extendida en Aragón es la almendra largueta, podemos encontrar recetas con otras variedades, como la marcona.

Desde las humildes almendras garrapiñadas, pasando por turrones, mantecados, almendrados, guirlaches y un sin fin de dulces más, las almendras resultan un referente en la repostería tradicional española, y especialmente la aragonesa. Makarpy continúa con esta tradición, preparando sus pastas artesanas con las recetas tradicionales de pastas y dulces del Maestrazgo, e incorporando en gran parte de sus recetas las almendras; mantecados, carquiñoles, almendrados o turrones, son algunos de los productos que incorporan este fruto seco, uno de los cultivos baluartes de nuestra tierra.