Dulce de membrillo

El dulce de membrillo casero no tiene nada que ver con el que suelen vender envasado… el sabor, la textura, el aroma e incluso el color ganan muchísimo.

Aprovechando que estamos en temporada de membrillos, ¿que os parece si preparamos un buen dulce de membrillo casero…? Puedes ponerlo en unas tostadas, acompañado con quesos, con nueces, con españoletas

Sólo dos ingredientes serán necesarios, membrillos y azúcar; ¿la cantidad… ?ahora lo veremos… 😉

Primero cogeremos los membrillos que queramos preparar y los lavaremos bien quitando toda la pelusilla que los recubre. Los ponemos en una olla con agua y cuando comience a hervir los dejamos a fuego medio-fuerte entre 45 y 60 minutos, dependiendo del tamaño de los membrillos; cuanto más gordos, más tiempo de cocción.

Cuando creamos que ya están cocidos pinchamos con un palillo de madera, y si vemos que entra con facilidad, es que están cocidos. Si vemos que aún están un poco duros los dejamos un rato más.

Una vez cocidos los membrillos los sacamos y secamos bien y dejamos enfriar un poco para poder manipularlos. Los pelamos y quitamos el corazón con las pepitas, y la carne la cortamos a trocitos y la pasamos por el pasapurés.

Una vez hecho el puré de membrillo lo pesamos y añadimos la misma cantidad de azúcar (hasta este momento no sabemos exactamente cuánto azúcar vamos a necesitar). Ponemos en una olla, cuanto más ancha y alta mejor, a fuego suave.

Es el momento de la paciencia… tenemos que remover de vez en cuando dejando que el dulce de membrillo vaya haciéndose a fuego lento, lo que nos puede llevar entre 1 y 3 horas, dependiendo de la cantidad de membrillo utilizado. ¿Quieres ir algo más rápido…? Puedes subir un poco el fuego, pero entonces tendrás que estar removiendo continuamente para que el dulce de membrillo no se agarre al fondo de la olla.

Cuando puedas apartar a un lado de la olla el dulce de membrillo y se vea el fondo, y la cuchara se quede clavada en vertical sin caerse, el espesor será el correcto y estará hecho. Ahora sólo nos resta verterlo en el molde que prefiramos, untando antes el interior con un papel aceitado con aceite de girasol para poder desmoldar mejor el dulce de membrillo después.

Tapa bien el molde y mételo al frigo durante 24h para que adquiera buena consistencia, luego puedes desmoldarlo y ya tienes tu dulce de membrillo casero… ¡ni punto de comparación con el industrial! ¡a disfrutar!

 

 

Si te ha gustado compártelo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •